Como evitar una enfermedad de transmision sexual:

1 04 2007

La aparición del VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), con su dosis de terrorismo sexual, ha introducido abrupta y nuevamente en el discurso cotidiano el tema de las Infecciones transmisibles sexualmente (ETS).

Esto trajo temores, incertidumbres, dudas, prevenciones o abstenciones en los nuevos contactos y aún en los ya instalados. Si bien otras enfermedades pueden ser curables el SIDA por ahora no lo es,  lo cual ha complicado tanto a los médicos como a los pacientes mientras se espera  una vacuna para frenar su desarrollo.

Es siempre bueno preguntarle a su pareja estos diferentes puntos antes de iniciar sus relaciones sexuales:

A) Si hay lastimaduras o manchas en la piel (palma de las manos y de los pies especialmente), erupciones o llagas y lesiones ulceradas en zona genital que nos pueda hacer pensar en lesiones sifilíticas.

B) Si hay secreciones (“flujo”) en la vagina, amarillentas o blancuzcas, que pueden ser malolientes; propias de los hongos, las tricomonas y la gonococcia (blenorragia).

C) Si hay supuraciones a través del orificio de la uretra, o sea el orificio externo, que nos haga pensar en una blenorragia o gonorrea.

D) Si hay irritación y enrojecimiento con granitos en el glande que podría indicar una infección bacteriana o micótica (hongos) del pene.

E) Si sabemos que esa persona se queja de ardor miccional, vaginal o vulvar (vaginitis, herpes, tricomoniasis).

F) Si se rasca con frecuencia en la zona pubiana, propio de una micosis o de la pediculosis (“ladilla”, un tipo de piojo que ataca el vello del pubis).

G) Si hay erosiones pequeñas en zona genital o ganglios (granulomas, chlamydias, SIDA).

H) Si vemos lesiones en forma de vesículas, a veces asociadas con ardor o dolor, puede suponerse un herpes virus, sobre todo cuando es recurrente y aparece periódicamente.

I) Si esa pareja tiene fiebre persistente puede hacernos pensar que padece una virosis de tipo hepatitis B (también se puede presentar ictericia – color amarillo-), por SIDA o, incluso, por chlamydias.

J) Si notamos una coloración amarillenta de la piel y conjuntivas junto a diarreas y dolores abdominales nos orientarán hacia una hepatitis B (que es altamente contagiosa por vía sexual).

K) Cuando detectamos la presencia de verrugas en el glande del pene o en la vulva, a veces con picazón y ardor, que nos haga suponer un VPH (virus del papiloma humano).

L) Si notamos que hay rascado por picazón de la piel o mucosas anal o vulvar podemos pensar en ciertas parasitosis

No es fácil detectar todos o algunos de estos síntomas ni tampoco podemos tener una actitud médica con cada pareja que salgamos pero sí estar alerta cuando algo de lo mencionado salta groseramente a la vista y tomar algunas prevenciones mínimas (además del uso imprescindible del condón) que podrían ser:

  • Un buen lavado genital, con abundante agua y jabón, tanto antes como después del contacto sexual
  • Orinar después del coito (actúa como arrastre y limpieza)
  • No realizar penetraciones vaginales luego de una penetración anal
  • El uso del profiláctico es fundamental aunque, en muchos -por desgracia-, no es aceptado. 
  • (tomado de http://sexovida.com/educacion/evitarets.htm)

     

    About these ads

    Actions

    Information

    Leave a Reply

    Fill in your details below or click an icon to log in:

    WordPress.com Logo

    You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

    Twitter picture

    You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

    Facebook photo

    You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

    Google+ photo

    You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

    Connecting to %s




    Follow

    Get every new post delivered to your Inbox.

    %d bloggers like this: